Turn Text Only Off

Page Utilities

El enojo después de lesión cerebral

Comentarios [1]

Dr. Tedd Judd, Ph.D., Neuropsicólogo Clínico, Hispanic Neuropsychological Society

Página 1 de 3 | Single Page

El Enojo Después de Lesión Cerebral

Las clasas de enojo después de la lesión cerebral

El enojo es un problema muy común después de las lesiones cerebrales. Cuando alguien con una lesión cerebral tiene un problema con el enojo, usualmente hay varias causas actuando de manera combinada. Alguna gente se enoja contra la lesión o con los problemas, que llegaron con ella, tales como las inhabilidades y la pérdida del empleo, de los amigos, de dinero y del control sobre su propia vida. Algunas personas eran ya iracundas antes de la lesión y continúan con ese problema. (En nuestra experiencia hemos visto, que la gente, que no conoce a la persona con lesión cerebral, a menudo asume rápidamente, que la culpa es sólo de la personalidad). Sin embargo también mucha gente desarrolla enojo impulsivo como un efecto directo de la lesión en el cerebro. En otras palabras, las partes del cerebro que inhiben la conducta y los sentimientos de enojo han sido dañadas y por eso no realizan bien su trabajo. Eso significa, que el umbral de enojo de la persona es bajo, de manera que él o ella se enojan con más facilidad y más intensamente. Podemos decir, que este enojo impulsivo es debido directamente a la lesión cerebral cuando:

  • El enojo comienza con la lesión cerebral o se empeora por su causa.
  • Los sentimientos de enojo llegan y se van relativamente de manera repentina.
  • Los episodios de enojo pueden ser respuesta a eventos menores.
  • La persona, que tiene los episodios de enojo, es sorprendida, desconcertada y angustiada por ellos.
  • El enojo se empeora con la tensión fisiológica, tal como la fatiga, el dolor o el nivel bajo de azúcar en la sangre.

Ese fue el problema, que tuvo José. José era un hombre tranquilo, un contador, activo en su iglesia y asistente del entrenador de las divisiones menores del equipo de fútbol. Nunca bebía ni utilizada drogas, era saludable, y nunca se había metido en pleitos ni en problemas con la ley. Era apreciado en la comunidad. Su esposa dijo, que raramente se enojaba y que cuando lo hacía por lo general se ponía de mal humor. Pero cuando su carro fue golpeado por un conductor ebrio y José se golpeó la cabeza contra la ventana, todo cambió. Perdió el conciencia durante cinco minutos, pero después de haber sido examinado en la sala de emergencias fue enviado a casa. Regresó al trabajo una semana después, pero comenzó a tener problemas de concentración y de memoria. Peor aún, comenzó a gritar a su esposa y a los hijos, a menudo por cosas pequeñas, como cuando se reían al mirar la televisión. Un día en el trabajo rompió el tablero de la computadora al golpearlo con una engrapadora, y algunas veces rompía los papeles en los que estaba trabajando. Después de cada uno de esos episodios quedaba muy angustiado y apologético. Llegó en busca de ayuda después de haber discutido en voz alta con su hija durante el servicio religioso del miércoles por la noche, porque ella estaba jugando con su programa.

Con José fue claro, que estaba teniendo enojo impulsivo como resultado de la lesión en la cabeza. Cuando otras causas, más afines al enojo están también presentes, como lo son una personalidad difícil, abuso de alcohol o el enojo mismo por la lesión, el enojo impulsivo resultante directo de la lesión cerebral puede pasar inadvertido. Es importante tratar de identificar y de tratar también esa parte del enojo.

Manejo del enojo impulsivo resultante de la lesión cerebral

Cuando las personas que han sufrido de una lesión cerebral primero se despiertan del coma, están por lo general desorientadas, confundidas y a menudo están agitadas. No comprenden, que es lo que sucede a su alrededor, y realmente no son responsables de sus propias acciones. Es responsabilidad de la gente, que los cuidan de mantenerlos a salvo, aún cuando eso signifique, que deban restringirles o usar medicamentos, cuando sea absolutamente necesario. Al irse recuperando, comienzan gradualmente a ser capaces de controlarse a si mismos. El equipo de tratamiento y sus familias les pueden enseñar gradualmente, lo que ellos han aprendido acerca de las mejores formas de manejar sus sentimientos de enojo. Ya que el "umbral de enojo" o el "punto de explosión" de esas personas ha descendido, ellas necesitan reaprender, como manejar sus reacciones cambiadas. Junto a la rehabilitación física y cognitiva, necesitan también la rehabilitación emocional.

Comprendiendo el enojo

La persona con lesión cerebral es de alguna forma una persona diferente. Lo que los hace enojarse puede ser diferente. Necesitamos saber, cuáles son esas cosas. Aquí hay algunos factores, que contribuyen al enojo después de la lesión cerebral:

Factores de enojo

Factores de estimulación:

  • Alto nivel de ruido o de actividad
  • Eventos inesperados
  • Falta de estructura

Factores personales:

  • Frustración
  • Miedo o ansiedad
  • Angustia, vergüenza o culpa
  • Descubrimiento o confrontación de los problemas
  • Deterioros cognitivos, especialmente:
  • Déficits de memoria, especialmente confabulación (recordar cosas, que no han sucedido)
  • Deterioro de la comunicación
  • Pensamiento rígido

Factores médicos:

  • Dolor
  • Fatiga
  • Hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre)
  • Medicación (¿niveles altos o bajos?)
  • Alcohol o drogas

Las formas como él o ella muestran el enojo puede ser diferente también. Aquí hay algunas señales comunes de enojo después de lesión cerebral:

Señales alertadoras del enojo

Señales del habla:

  • Voz alta
  • Maldiciones
  • Insultos
  • Amenazas

Señales conductales:

  • Apretar los puños
  • Aumento del movimiento y agitación
  • Cara de enojo
  • Movimientos hacia el objeto del enojo
  • Lanzamiento de cosas
  • Amenazas a la gente

Fuente: Hispanic Neuropsychological Society. Reimpreso con permiso. www.hnps.org. Traducido por Lic. Willy Somarribas.


Tedd Judd, PhDTedd Judd, PhD, profesor adjunto de la clínica de Psicología de la Universidad de Washington y profesor adjunto de la clínica de Psicología de la Universidad de Seattle Pacifica. Durante 29 años ha trabajado en neuropsicología clínica en adultos y actualmente tiene su consulta privada en Bellingham, Washington. Gran parte de su trabajo se ha centrado en la rehabilitación de lesiones cerebrales traumáticas.


El contenido de Brainline (el “sitio Web”), incluidos textos, gráficos, imágenes, información obtenida de licenciantes y/o consultores publicada en el sitio Web y otros materiales que contiene el sitio Web (colectivamente, el “contenido”) se publica sólo para fines informativos. El contenido no pretende ser un sustituto del asesoramiento médico, legal u otro consejo, diagnóstico o tratamiento profesional.

Específicamente, con respecto a problemas médicos, siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado para aclarar cualquier pregunta que pueda usted tener en relación a una condición médica. Nunca ignore el consejo médico profesional ni se demore en buscarlo debido a algo que haya leído en el sitio Web. Si usted cree que tiene una emergencia médica, llame inmediatamente a su médico o al 911. El sitio Web no recomienda ni aprueba ninguna prueba específica, médicos, productos, procedimientos, opiniones u otra información que se pueda mencionar en el sitio Web. Queda exclusivamente bajo su propio riesgo el hecho de basarse en cualquier información proporcionada por el sitio Web o por los empleados, voluntarios o contratistas u otras personas relacionadas con el sitio Web y/o por otros visitantes al sitio Web.

Comentarios [1]

hola soy ramiro y mi novia hace tre dias se enojo y estuvo a pundo d desmayarse en el enojo y luego me mirava y a los 5 minutos miro y miro alrededor  de todos y dijo en dond estaba por que perdio la memoria por completo y haora se esta recuperando   y no entiendo por que perdio la memoria si ella me estaba    mirando y derepente no savia nada  grasias espero su respuesta

5 de febrero de 2014, 11:53am


BrainLine Footer

 

© 2014 WETA All Rights Reserved

Javascript is disabled. Please be aware that some parts of the site may not function as expected!