Turn Text Only Off

Page Utilities

Ayudando en la recuperación

Dr. Tedd Judd, Ph.D., Neuropsicólogo Clínico, Hispanic Neuropsychological Society

Página 1 de 3 | Single Page

Ayudando en la Recuperación

Apenas iniciada la rehabilitación del trauma o enfermedad central, los familiares y amigos preguntan qué pueden hacer ellos par ayudar a la persona afectada a recuperarse. Hay mucho que ellos pueden hacer, y lo que deben hacer depende específicamente, por supuesto, de la persona, las circunstancias y la lesión.

Este folleto fue escrito para incluir una amplia gama de severidad de daño cerebral. Aquí se asume que la persona puede estar severamente discapacitada inicialmente al salir del hospital y que usted deberá hacer mucho por ella al principio y hasta controlar muchas de sus decisiones. Aún si la persona no estuviera severamente dañada, los principios, sin embargo son todavía aplicables, aunque algunos de los ejemplos no lo sean.

Si Ud. es la persona con el trastorno cerebral y está leyendo esto, le felicito! Ud. está dando un gran paso al trabajar en su propia recuperación. Ud. también puede utilizar este instrumento para escoger aquellas actividades que le sean de mayor utilidad y le ayudará a entender cómo y por qué debe aceptar la ayuda de los demás.

He aquí algunos principios generales de la forma de ayudar en la recuperación de la casa.

  1. Amor, apoyo y comprensión: Estos necesitan ser sus prioridades, porque Ud. puede darle esto en formas que ninguno de los profesionales en rehabilitación puede hacerlo.
  2. Seguridad: Cuando la persona con lesión cerebral deja el hospital con Ud., Usted también debe tener como prioridad ayudarle a la persona a evitar situaciones de peligro. El equipo de rehabilitación puede guiarle, pero Ud. también debe utilizar su sentido común.
  3. Planeando prioridades de tratamiento: Ud. probablemente sepa más que el equipo de rehabilitación acerca de como es su casa, su trabajo y sobre lo que tiene importancia en la vida de la persona con la disfunción cerebral. Ud. puede ayudar al personal de rehabilitación a usar esta información para planear el tratamiento.
  4. Aprendiendo del equipo de rehabilitación: Cada individuo es único y cada lesión o enfermedad del cerebro es única. Asegúrese de aprender todo lo que pueda del equipo de rehabilitación acerca de los problemas y de las fortalezas que presenta la persona con la disfunción cerebral y las estrategias específicas que Ud. puede utilizar para ayudar. Si no entiende bien, asegúrese de preguntar de nuevo. Tome apuntes, lleve notas. Esté seguro de que Ud. comprende lo suficientemente bien como para saber qué debe hacer y pare enseñar a otros. Ud. puede que deba enseñar a otros miembros de la familia y amigos sobre lo que debe hacerse. Si un miembro del equipo de rehabilitación le sugiere algo que debe hacer, vea si es posible que Ud. practique con esa persona observándole para asegurarse que Ud. lo hace en la forma adecuada.
  5. Un lugar para la recuperación: La recuperación de una lesión cerebral depende de la recuperación médica, pero también de las experiencias que la persona tenga durante el tiempo de recuperación. Estas experiencias incluyen lo que ocurre en los programas de rehabilitación formal, pero también de lo que suceda en la casa y en la comunidad.

A. Cambios Físicos: Alunas veces el equipo de rehabilitación recomendará cambio físico en el hogar. Estos podrán incluir muchas cosas como barras de apoyo, rampas para sillas de ruedas, relojes, calendario, alarmas, libros de memoria, rótulos, ó reducción del ruido.

B. Terapia en el hogar: Algunas veces el equipo de rehabilitación recomendará una terapia formal de ejercicios en la casa. Estos pueden ser ejercicios físicos, actividades especiales en el hogar o en la comunidad, o ejercicios cognitivos hechos hablando, con papel y lápiz, una grabadora, una cómputadora, u otros materiales.

C. Cambios en actividades: A menudo las actividades diarias de la casa y la comunidad pueden cambiarse para ayudar en la recuperación. Ud. puede hacer esto aún sé no existe la posibilidad de un programa formal de rehabilitación. Aquí presento algunos principios de cómo hacerlo, seguido de algunos ejemplos específicos:

1) Zona de recuperación:
Ud. debe estimular a la persona con el daño cerebral a que reasuma tantas actividades previas como ses posible. Cuando esto no es posible, intente actividades nuevas significativas, satisfactorias, y útiles. ¿Pero, como poder hacerlo si la persona no está lista? Ud. puede necesitar cambiar la actividad para hacerla posible de realizar. Ud. necesita encontrar la zona de recuperación de la persona.

Zona de Recuperación
MUY FÁCIL
Puede realizar la tarea, fácilmente independiente

APENAS BIEN
Puede realizar la tarea con algo de ayuda.

MUY DIFÍCIL
No puede realizar la de manera, tarea a menos que se la brinde mucha ayuda.

Si una actividad es demasiado fácil, la persona se aburrirá y hasta resentirá que se le ponga una tarea infantil o de poca responsabilidad. Si ellos pueden realizarla independiente y fácilmente, entonces esta no contribuirá mucho en la recuperación. Alguien a quién solo se le permite realizar este tipo de actividades está siendo sobreprotegido. (Por supuesto, todos nosotros tenemos que realizar cosas aburridas y fáciles que son parte de nuestras responsabilidades, y la gente no tiene que evitarlas simplemente porque son aburridas.)

Si una actividad es demasiado difícil la persona puede frustrarse y enojarse ye luego se desilusionará y deprimirá.

Una actividad que es apenas justa, es aquella que representa un reto, y que la persona necesita poca ayuda para realizarla (ayuda física, indicaciones, o recordatorios).

Por ej., Elizabeth era una buena cocinera antes de su lesión cerebral, pero cuando regresó a su casa después de estar hospitalizada y trató de cocinar, todo le salió mal. Todo se le regaba, quemó cosas, empezaba a hacer cocino supo como sustituirlos, se le olvidaba sazonar o ponía de nuevo la sal, y en general hacía solo desastres.

Fuente: Hispanic Neuropsychological Society. Reimpreso con permiso. www.hnps.org.


Tedd Judd, PhDTedd Judd, PhD, profesor adjunto de la clínica de Psicología de la Universidad de Washington y profesor adjunto de la clínica de Psicología de la Universidad de Seattle Pacifica. Durante 29 años ha trabajado en neuropsicología clínica en adultos y actualmente tiene su consulta privada en Bellingham, Washington. Gran parte de su trabajo se ha centrado en la rehabilitación de lesiones cerebrales traumáticas.


El contenido de Brainline (el “sitio Web”), incluidos textos, gráficos, imágenes, información obtenida de licenciantes y/o consultores publicada en el sitio Web y otros materiales que contiene el sitio Web (colectivamente, el “contenido”) se publica sólo para fines informativos. El contenido no pretende ser un sustituto del asesoramiento médico, legal u otro consejo, diagnóstico o tratamiento profesional.

Específicamente, con respecto a problemas médicos, siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado para aclarar cualquier pregunta que pueda usted tener en relación a una condición médica. Nunca ignore el consejo médico profesional ni se demore en buscarlo debido a algo que haya leído en el sitio Web. Si usted cree que tiene una emergencia médica, llame inmediatamente a su médico o al 911. El sitio Web no recomienda ni aprueba ninguna prueba específica, médicos, productos, procedimientos, opiniones u otra información que se pueda mencionar en el sitio Web. Queda exclusivamente bajo su propio riesgo el hecho de basarse en cualquier información proporcionada por el sitio Web o por los empleados, voluntarios o contratistas u otras personas relacionadas con el sitio Web y/o por otros visitantes al sitio Web.

Comentarios

Actualmente no hay comentarios para este artículo


BrainLine Footer

 

© 2014 WETA All Rights Reserved

Javascript is disabled. Please be aware that some parts of the site may not function as expected!